Nuevas tecnologías modernizan industria cafetalera cubana

Por María Antonia Medina Téllez

Nuevas tecnologías que aumentan el rendimiento y la calidad en el beneficio del café, se aplican en la provincia de Santiago de Cuba para reafirmar los resultados del Programa de Desarrollo Cafetalero, hasta el 2020.
La ampliación, remodelación y modernización de dos laboratorios de proceso y catación, más una selectora electrónica y dos mesas densimétricas en la Planta Beneficiadora Rolando Ayud, del municipio de Contramaestre, permiten cumplir las reglas internacionales en aras de certificar la producción con las normas ISO 9001.
Osnardo Fuentes, director en esa Planta, destacó hoy que logran mayor eficiencia y aprovechamiento de la masa por encima del 90 por ciento y aportan más propiedades al café destinado a la exportación, mercado interno en divisas y consumo nacional.
Con la tecnificación del cultivo se cumplen los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución sobre la modernización de esa industria en el país, y que en este territorio llegará a procesar 10 mil toneladas del grano provenientes de las provincias de Granma y Santiago de Cuba.
Fuentes dijo que al cierre del 2017 cumplieron lo planificado para sus tres destinos -mercado interno en divisas, exportación y consumo nacional- en la actual cosecha cafetalera, que continúa en los macizos montañosos ahora con el acopio de la especie Robusta.
Incidió, además, el elevado precio de compra del grano a los productores, los paquetes tecnológicos y el acercamiento en tiempo de los recursos e implementos a las estructuras productivas, y que muchas familias retornan a las serranías con interés en el cultivo.
Por el incentivo de sembrar café entregaron más de siete mil 600 posturas de injerto para este territorio, Granma y Guantánamo, a partir de la variedad Robusta que en su base es resistente a la sequía, absorbe suficiente agua y nutrientes, mientras la parte foliar es del Arábico que lo hace más productivo y de mejor sabor.
También es una alternativa de nuevos empleos para mujeres en esas zonas donde el cultivo es la principal fuente económica, acotó.
Los Lineamientos del Partido y la Revolución insisten en hacer de la caficultura una actividad sostenible y, fundamentalmente, elevar el nivel de vida de esas comunidades, y que el país sea menos vulnerable a la variabilidad climática y con especies resistentes a la roya.(ACN)