UEB Mal Tiempo y la importante tarea de criar pollos

Solapas principales

Compartir en las redes sociales
Por: 
Delegación Provincial de Cienfuegos

El arduo quehacer que realizan diariamente los trabajadores de las catorce UEB (Unidad Empresarial de Base) de la Empresa Avícola de Cienfuegos, es el que ha llevado a esa entidad a superar en más de cinco ocasiones consecutivas los planes de producción de huevos en la provincia.

In situ, la directora del centro, Dianelis García Barrios, nos explicó de manera franca que “la tarea principal de nuestra unidad es el inicio y manejo correcto del pollito desde que nace, hasta arribar a los 63 días de vida, y a partir de entonces es trasladado por las distintas áreas”. Agregó la directiva que son realizadas tres crianzas al año, de acuerdo con lo establecido, hasta completar los ciclos de habilitación sanitaria requeridos por las aves manejadas para ser ponedoras.

La UEB Mal Tiempo dispone de siete naves de cría, con cuatro cuartones cada una, pero con capacidades diferentes según el período alcanzado por los pollos. Afirma la médico veterinaria Dunia Díaz Machado, quien compone la nómina de los 35 trabajadores allí, que maniobrar a ese tipo de ave es una tarea de rigor y entrega absoluta, ya que se tiene cuenta un cúmulo de requisitos esenciales durante cada fase: peso, tasa, uniformidad y la viabilidad, entiéndase esta como el porcentaje total de aves a entregar al finalizar los ciclos de cría. “El principal obstáculo que enfrentamos en la actualidad aparece durante la recepción de los pollitos desde las plantas incubadoras. Las aves no están viniendo con la calidad que deben tener, resultado de algún defecto en las plantas o en el reproductor de las camadas”, comenta Díaz Machado.

Mal Tiempo exhibe al día de hoy un plan de 107 mil 488 pollos distribuidos por las siete naves del centro, y de ellos se encargan principalmente los once naveros que trabajan en tríos en cada uno de dichos espacios. Pero las labores se extienden hasta largas horas, expone Barrios: “Operamos también de noche, aspecto que es poco conocido y de un gran valor, si tenemos en cuenta que las aves deben recibir calor durante las horas nocturnas para su correcto fortalecimiento. Este es proporcionado a partir del carbón de los calentadores que tenemos, y la temperatura debe ser chequeada con frecuencia”.

¿QUIÉNES SON LOS CORTAPICOS?
Si en una de las naves usted escucha un piar más chillón que en las demás, es posible que la brigada corta picos esté en plena faena. Puede resultarle cruel, sin embargo es un proceso necesario para evitar la mortalidad en las camadas. “Este procedimiento debe realizarse entre siete y diez días en correspondencia con el período de la vacunación, consistente en un medicamento que reciben los pollitos a través del agua.

Sin embargo, a veces hay que posponer el corte de picos, porque la vacuna no puede violarse”, explica Barrios, quien estipula que para ello hay que tomar en consideración los datos sobre el reproductor, emitidos por la planta incubadora.
El tipo de pollo joven posee una tendencia al “canibalismo”; se agreden con frecuencia al ver alguna marca distintiva ya sea en la piel o en el plumaje, y por eso esencialmente se realiza el corte. “La máquina le cercena el extremo superior del pico y luego se le cauteriza para evitar el sangrado. Durante esta operación detectamos a los ejemplares con retraso en el desarrollo, la talla, el peso o alguna enfermedad. Estos se eliminan y son destinados a la fosa de enterramiento que dispone el centro como norma de bioseguridad, evitando así que el residuo animal salga de la unidad”, nos comenta la directiva.

EL ARRIBO Y OTROS CUIDADOS
La provincia de Cienfuegos no posee una planta de incubación de porte, por lo cual, las aves se reciben de otras provincias, sobre todo desde Sancti Spíritus, Villa Clara, Mayabeque o Camagüey, en camiones especializados para el traslado. “Lo estipulado para el recibo de estos animales es que se realice en las horas frescas, preferiblemente por la noche, evitando así que el pollo se asuste o se ‘extrañe’, como solemos decir, y ocurran los frecuentes infartos o se sofoquen los ejemplares”, explica Barrios.

Al mismo tiempo trabajan sistemáticamente en el acople correcto de los toldos de las naves, sobre todo durante las jornadas en las que predomina el viento fuerte, pues resulta perjudicial para las crías más pequeñas.

De acuerdo con la declaración de varios obreros, las normas de prevención sanitaria ya existían allí desde mucho antes de la pandemia de la Covid-19. Frente a la fragilidad de las aves, todo el líquido que consumen en los bebederos es clorado, y para evitar que queden residuos durante la terminación de los ciclos, cada nave es desinfectada con agua a presión, además del vestuario adecuado que cada operario debe usar al ingresar a los criaderos.

Allí supimos que el adyacente municipio de Lajas está dando los primeros pasos en la implementación de la crianza de aves para ceba, en busca de potenciar la exportación y el acopio de las divisas. Dato relevante, si tenemos en cuenta que nuestro país no produce carne de ave a gran escala desde los años 80 del pasado siglo, y hoy solo obtiene 9 mil 500 toneladas de carne (no óptima) de las crías que se disponen precisamente, para gallinas ponedoras.

Publicado: 
06/04/2021 - 08:15
noticias_covid: 
0

Nuevo comentario

Image CAPTCHA
Escriba los caracteres que ve en la imagen.