La agricultura cubana sufrió afectaciones por más de 330 millones de USD entre abril y diciembre del 2020 a causa del Bloqueo

Solapas principales

Compartir en las redes sociales
Por: 
Grupo Web del Minag

El Bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por el gobierno de los Estados Unidos a Cuba constituye el principal obstáculo para el desarrollo del económico de este país; así lo confirma el informe más reciente de las afectaciones que por esa causa tuvo el sistema de la agricultura cubana.

En este espacio de tiempo, durante el cual también el mundo se vio azotado por una pandemia que afectó casi todos los renglones de la vida, se ejecutó un recrudecimiento del Bloqueo que ocasionó impactos negativos en especial para el sistema empresarial, las cooperativas agropecuarias y los productores, lo cual conllevó a serias afectaciones en la producción de alimentos para la población.

En el documento oficial, emitido por el Ministerio de la Agricultura (MINAG) y que se elaboró como contribución al informe de Cuba sobre la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, se calculan las afectaciones provocadas por esta política genocida en el período del 1ro de abril al 31 de diciembre de 2020.

De manera general, en el período evaluado se registró una afectación al sistema de la agricultura de 330 466 270 USD. Incidiendo en ello:

I- Ingresos dejados de percibir por exportaciones de bienes y servicios, por un valor de 194 409 230 USD.

II- Pérdidas por reubicación geográfica del comercio por valor de 52 985 760 USD.

III- Afectaciones a la producción y servicios por valor de 3 923 220 USD.

IV- Afectaciones monetario-financieras por valor de 5 848 240 USD.

VI- Afectaciones por bloqueo tecnológico por valor de 73 299 820 USD.

A continuación se exponen las instituciones del Organismo que fueron afectadas por el Bloqueo:
Grupo Empresarial Agrícola (GAG): compuesto por 62 empresas, 5 poseen facultades de exportación e importación (Cítricos Caribe, Victoria de Girón, Ceballos, Frutas Selectas y Tropical Contramaestre), 2 empresas mixtas Taichi S.A. y Tropical Contramaestre, 1352 cooperativas agropecuarias, 6 institutos de investigación, con una fuerza laboral de más de 58 mil trabajadores, y un fondo de tierra de 382 mil hectáreas.

Grupo Empresarial Agroforestal: 49 empresas, 1 empresa con facultades de comercio exterior (Asdrúbal López), 2 Institutos y una Sociedad Mercantil (Agroforestal S.A), con las que están relacionados entre trabajadores y cooperativistas alrededor de 93 mil 322 personas en todo el país.

Grupo Empresarial Ganadero: actividad porcina: 15 empresas productoras y comercializadoras de cerdos, una empresa nacional de producción y conservación del genofondo y un Instituto de Investigaciones Porcinas. Actividad avícola: 16 empresas productoras y comercializadoras de huevos, una empresa nacional de producción y conservación del genofondo y un Instituto de Investigaciones Avícolas. Actividad de ganado mayor y menor: 46 empresas pecuarias, genéticas y agropecuarias, de ellas 11 para la producción y conservación del genofondo, una de ganado menor y dos Institutos de Investigaciones. Cuenta con una empresa con facultades de comercio exterior (EASIG).

Grupo Empresarial LABIOFAM: 22 empresas, de ellas 19 productoras y comercializadoras distribuidas en todas las provincias y en el municipio especial Isla de la Juventud, dos especializadas en comercio exterior y una empresa de aseguramiento y servicios, para lo cual cuenta con una fuerza laboral de 5.906 trabajadores.

Grupo Empresarial Tabacuba: dirige integralmente la actividad tabacalera en todas las fases de su cadena productiva, integrada por seis sistemas productivos: producción agrícola, pre-industria o beneficio, producción industrial, comercialización, logística y desarrollo.

Grupo Empresarial Flora y Fauna: posee una empresa con facultades de exportación e importación, la Sociedad Mercantil Alcona S.A, dedicada fundamentalmente a la exportación de recursos naturales proveniente del manejo y la actividad productiva, así como a la comercialización de servicios de saneamiento ambiental.

Impacto de las medidas adoptadas por el Gobierno de Estados Unidos

La política hostil del gobierno de Donald Trump contra Cuba registró medidas y acciones sin precedentes, las cuales sobresalieron por su sistematicidad y en las que todas las esferas de nuestra sociedad y la vida cotidiana de los ciudadanos sufrieron un impacto, acentuado por el contexto de la pandemia.

En total se contabilizaron más de 240 medidas que, en su mayoría, constituyeron acciones de recrudecimiento del bloqueo con el objetivo de asfixiar económicamente al país, subvertir el orden interno, crear una situación de ingobernabilidad y derrocar a la Revolución, con énfasis en obstaculizar las principales fuentes de ingresos y entorpecer las relaciones comerciales del país.

La decisión de permitir demandas en los tribunales estadounidenses al amparo del Título III de la Ley Helms-Burton fue una acción sin precedentes, tras 23 años de sucesivas suspensiones de esta posibilidad. Ello ha tenido un impacto indiscutible en las perspectivas de atracción de inversión extranjera, pues constituye un desincentivo que se suma a las trabas ya existentes debido al marco regulatorio del Bloqueo. Hasta el momento suman 28 los procesos legales iniciados en cortes de EE.UU. en virtud de la Ley.

Las alertas de viajes hacia ciudadanos bajo el pretexto de los supuestos incidentes de salud, fueron sucedidas por la prohibición de viajes de cruceros, la suspensión de la sub categoría de viajes educacionales “pueblo a pueblo” y la modificación de dos de las licencias que permitían las visitas de ciudadanos estadounidenses a Cuba.

Los cambios regulatorios emitidos por los Departamentos del Comercio y el Tesoro desmontaron disposiciones ya existentes y crearon nuevos instrumentos coercitivos. Se reimpuso a Cuba la medida que impide la importación de productos de cualquier país que contengan más de un 10% de componentes estadounidenses. En una economía globalizada, ello constituye un obstáculo real para adquirir insumos necesarios, independientemente del mercado de origen.

Con el interés de coartar uno de los principales rubros exportables, se prohibió la importación en EE.UU. de ron y tabaco de origen cubano, anuncio que se combinó con una retórica dirigida a desacreditar esos productos.

Las afectaciones para la actividad del sistema empresarial y las operaciones comerciales del país fueron considerables, en tanto contrapartes extranjeras en ocasiones interpretaron que no podían relacionarse con Cuba o seguir operando con entidades sujetas a medidas coercitivas.

Durante el gobierno de Trump tuvo lugar una minuciosa persecución a las operaciones bancario-financieras de Cuba. De las 22 penalizaciones monetarias impuestas por la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) a compañías que violaron las leyes del bloqueo, 9 fueron contra entidades de este sector. Se apreció un notable incremento en los reportes de cierre de cuentas bancarias, denegación de transacciones y otros obstáculos que enfrentan representaciones diplomáticas y de negocios en el exterior, como resultado de las presiones de EE.UU. y debido al carácter extraterritorial del bloqueo.

En paralelo a la estrategia contra Venezuela y bajo el pretexto de la supuesta injerencia de Cuba en ese país, se adoptaron medidas contra buques, navieras, compañías aseguradoras y reaseguradoras vinculados al transporte de combustibles.

Es válido destacar que estas medidas dificultan las metas para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tales como: duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los productores de alimentos en pequeña escala, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, el aumento de las inversiones, incluso mediante una mayor cooperación internacional, en la infraestructura rural, la investigación agrícola y los servicios de extensión, el desarrollo tecnológico y los bancos de genes de plantas y ganado a fin de mejorar la capacidad de producción agrícola en los países en desarrollo, entre otras.

A pesar de los pronunciamientos realizados a lo interno del Congreso norteamericano de que debe ponérsele fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba, esta política se mantiene y continúa limitando las posibilidades del país de alcanzar un desarrollo sostenible, en particular de la agricultura.

Publicado: 
07/04/2021 - 16:15
noticias_covid: 
0

Nuevo comentario

Image CAPTCHA
Escriba los caracteres que ve en la imagen.